Compartir

Hay 2 cosas que abundan en Berlín: grúas y comida asiática.

No importa en qué zona de la ciudad estés, siempre vas a ver grúas en el horizonte y restaurantes asiáticos en las calles. Es parte de su arquitectura, de su cultura.

En una capital europea tan multicultural como Berlin, con tantos inmigrantes, y tan abierta a recibirlos, es realmente delicioso salir a comer. Obviamente puedes dedicarte a probar platos alemanes, y te va a ir muy bien, puedes entregarte a la comida turca, y va a ser maravilloso, por supuesto que puedes comer todas las pizzas que quieras, hamburguesas, y cualquier cantidad de delicias de todo el mundo.

Pero créeme algo, no hay nada más divertido que explorar esta ciudad y dedicarte a disfrutar de todas las opciones de comida asiática que tiene.

Por esta razón, en mi reciente visita a la capital alemana decidí inventarme un reto, una búsqueda, una “aventura gastronómica”: ¿Qué tal si durante los próximos 7 días únicamente almuerzo comida asiática? ¿Qué tal si además, me propongo no pagar más de 7 euros por cada sentada? Sonaba totalmente viable y divertido… ¡Adelante!

1Hay vietnamitas en todas partes

Perdí la cuenta de cuantos restaurantes vietnamitas vi durante mis días en Berlín. Hay en todos lados, y de todo tipo, desde los baratos auténticos, hasta los que incluyen sushi en la carta.

Inicié mi recorrido gastronómico tomando Bún Bò Hue, una deliciosa sopa picante con hierbas aromáticas en el restaurante Com Viet, ubicado en el barrio de Mitte, bastante cerca de Alexanderplatz.

La carta era variada, y los platos que le servían a los demás comensales se veían todos increíbles. Mi sopa lo estaba y apenas pagué 4 euros por un platote descomunal.

Com Viet está ubicado en Münzstraße 3.

2¿Un coreano fancy? ¡Vamos!

Cerca del vietnamita, mientras exploraba la zona, vi un restaurante coreano que parecía una mezcla de lugar de comida rápida con un sitio naturista fancy. Lo anoté y volví al día siguiente.

El restaurante se llamaba Bibi Mix y su plato estrella era el Bibimbap, que es un cuenco grande lleno de arroz blanco acompañado con diversos vegetales, hongos, alguna proteína de tu elección (carne en mi caso) y una deliciosa salsa ligeramente dulce. Lo mezclas todo y te lo comes. ¿El precio? 7 euros.

Bibi Mix está en Rosa-Luxemburg-straße 7.

3¿Comida de Singapur por menos de 7€?

El tercer día de mi aventura germano-asiática me llevó a un restaurante de comida de Singapur llamado Mirchi que está ubicado en la conocida Oranienburgerstraße.

A primera vista la carta muestra precios mayores a 10€ por plato, pero los días de semana al mediodía tienen menú del día y el precio es hermoso: entre 5,50€ y 6,90€ dependiendo de lo que pidas.

Nosotros pedimos (estaba acompañado) el cordero Mataram, que era un exquisito curry con patatas, leche de coco y maní. Además el menú incluía una sopa llamada “Krabi”, también con leche de coco, arroz basmati y una sencilla pero rica ensalada. Comimos 2 por el precio de 1 y quedamos llenos.

Mirchi está ubicado en Oranienburgergstraße 50.

4Estoy cansado de caminar y hay un chino 2 calles más abajo

El cuarto día fue un poco improvisado. Llevaba horas caminando y me dio hambre, mucha. Siguiendo con el reto de comer asiático busqué algún restaurante chino en la zona en la que estaba. Así llegué a China City.

El lugar era el clásico restaurante chino decorado con dragones en la entrada, de esos que se esfuerzan tanto por lucir chinos que no sabes si en realidad lo son.

Pedí unos tallarines con pato que incluían una aburrida sopa agrio-picante que no picaba. Nada del otro mundo, aunque comer pato siempre está bien.

Precio del plato: 6,30 euros.

China City: Leipziger Straße 47.

5Hay mucha comida vietnamita en esta ciudad, voy por más

De nuevo otro día de caminadera sin parar. Cuando me di cuenta, me moría de hambre. Decidí repetir comida vietnamita.

Esta vez en un restaurante que se llamaba Otito.

Pedí Cary Gá, un delicioso curry amarillo de pollo con calabaza, zanahorias, leche de coco y maní, acompañado con arroz blanco.

Sencillo pero bueno.

El precio de 6,50 euros no estaba mal pero ya sabía que por esa cantidad de dinero se puede comer más abundante en otros lugares.

El Restaurante Otito se encuentra ubicado en Leipziger Straße 30.

6Me dijeron que este restaurante pakistaní era genial

El sexto día de comida asiática en Berlín fue una locura.

Me había recomendado un restaurante pakistaní en el barrio Neukölln que según, era increíble.

Pero antes de hablar de él debo decir, que ya en el sexto día de comida asiática en Berlín comenzaba a sentir tristeza, se terminaban los días y sentía que me quedaban muchos lugares que visitar. Nostalgia.

¡Aja! Chelany es un restaurante pakistaní maravilloso. Tienen una carta extensa llena de currys y delicias de la India y Pakistán que hacen agua la boca con tan sólo leer las descripciones.

Estaba acompañado así que pedimos 2 platos: un Curry de Cordero y un Malai Kofta.

El Curry de cordero era ligeramente picante, pero no como para hacerte llorar.

El Malai Kofta es un curry de patatas con una increíble crema de queso mezclada con vegetales, almendras y pasas.

Además cada plato venía acompañado con una sopa de tomate bastante simpática, una ensalada sencilla, arroz basmati y naan.

Cada curry costó 6 euros. Luego de comer no podíamos caminar. Aaaaaahh.

Chelany está en Friedelstraße 41.

7Aún no he comido tailandés

Era el séptimo día de comida asiática en Berlín, le tocaba el turno a Tailandia.

Hay bastantes tailandeses en la capital de Alemania. Muchos son de estos que ofrecen sushi en la carta, lo cual los hace sospechosos.

Quería uno más real, uno que fuera ultra-tailandés, así que fui a uno cerca de donde me estaba quedando que se llamaba China-Thai Bistro (???). ¡Pero ey! La carta estaba escrita solamente en tailandés y alemán, eso era una buena señal ¿verdad? ¿VERDAD?

Pedí Pad Thai de pollo y unos rollitos de primavera de entrada. Delicioso, sabía a comida casera, es decir, a comida tailandesa casera, lo cual estaba bien.

Precio de Pad Thai 5€. Precio de los rollitos 2€.

Dirección: Boddinstraße 65.

…y tampoco he comido japonés

El título del post dice “7 días comiendo asiático en Berlin…” pero es que me parecía un insulto no comer algo japonés. Así fue como decidí quedarme un día más solamente para…mentira, igual me quedaba un día extra en la ciudad.

¿Qué mejor forma de cerrar una maravillosa semana de comida asiática en Berlin que haciéndolo con un buen plato de Ramen? Era hasta simbólico, el primer día fue sopa, el último también.

El lugar elegido se llamaba Men-Men, se especializan en Ramen, pero también puedes comer algunas ensaladas, gyozas y algunos platos sencillos con arroz.

El precio de mi ramen fue de 6,50€ y casi no pude comérmelo completo, era gigantesco.

ramen-men-men-berlin

Dato importante: al lado de Men-Men está Yume, el hermano menor de este restaurante donde preparan únicamente gyozas. Puedes pedirlas de vegetal o de carne y tienes varios tipos de salsa para acompañar. ¡Es maravilloso!

Men-Men queda en Weserstraße 16.

Yume, queda al lado.


yume-gyozas

La próxima que vuelva espero hacer una guía llamada “47 días en Berlin: 30 comiendo asiático y 17 comiendo Döner Kebabs.”

Este post fue originalmente publicado en Comedera.com

FuenteComedera.com
Compartir

Autor y editor de guías de viajes especializadas en destinos de city break, tendencias, y asuntos de interés. Fundador de Guiajando.com.

No hay comentarios

Dejar respuesta