Compartir

No existe un centro social, que como ente integrador resuma de forma tan magistral la cultura europea. Si bien sentarse en un café es un hábito social sumamente cotidiano hoy en día, en la Viena de finales de siglo XIX eran sitios de gran interacción social y en donde se reunían políticos, intelectuales y escritores a arreglar el mundo.

Estas tertulias, unidas al embrujo de la bebida estimulante más famosa del mundo, cimentaron una costumbre que se mantiene en Viena y que el mundo entero ha heredado. Sigue leyendo para que sepas cómo pedir un café en Viena.

Café Melange. cyndi58 – stock.adobe.com

Viena, una ciudad con esencia a café

Cualquiera que haya visitado Viena (y en especial durante el invierno) podrá dar fe de que es imposible evitar entrar a un café vienés. Son elegantes, refinados, cálidos y forman un aspecto cultural inherente en la vida de la capital austríaca. Tanto, que hace pocos años la UNESCO incluyó esta práctica social en su lista de Patrimonio Cultural Intangible.

Pocos sitios ofrecen la oportunidad de sentarte en la mismas mesas donde en algún momento se sentaron Sigmund Freud, León Trotsky, Arthur Schnitzler, Gustav Klimt o Franz Kafka. En el mismo sitio donde surgió la inspiración para crear obras literarias de fama universal.

Café Demel. Blickfang – stock.adobe.com

Los cafés más famosos de Viena

Viena cuenta con aproximadamente más de 1.000 cafés repartidos a lo largo de la ciudad, aunque los más renombrados se hallan cerca del centro. Entre los cafés más famosos de Viena se encuentran los siguientes:

Café Landtmann

En su momento de apertura (1873), fue considerado el café más elegante de Viena. Actualmente, se mantiene como un sitio de referencia en donde además puedes comer o simplemente tomar un café con un verdadero Wiener Apfelstrudel. Por sus mesas pasaron Gustav Mahler y Marlene Dietrich, entre otros. Dirección: Dr. Karl Lueger Ring, 4. Web oficial.

Café Central

Aunque ha sido renovado, esta institución de Viena mantiene la misma distinción que cuando abrió en 1876. Sigmund Freud, Peter Altenberg y León Trotsky fueron asiduos a este café por muchos años. Dirección: Herrengasse, 14. Visita su Wweb oficial: https://www.cafecentral.wien/en/

Café Hawelka

Este café legendario, muy frecuentado por el artista Hundertwasser, es otra leyenda de Viena. De ambiente refinado y atemporal, sirven su propio café tostado al estilo vienés, el cual puede ser acompañado por un buchteln, un bizcocho relleno de mermelada que es creación de la casa. Dirección: Dorotheergasse, 6. Web oficial: http://www.hawelka.at/cafe/de/

Café Sacher

Tarta Sacher. tunedin – stock.adobe.com

Ubicado en el hotel del mismo nombre, este café de mesas de mármol y sillas tapizadas en rojo saltó a la fama por ser los creadores de la tarta Sacher y el licor homónimo. Visita su página web.

Cómo pedir un café en Viena

Los cafés de Viena tienen una oferta muy variada más allá de lo tradicional.

Uno de los cafés más típicos es el Melange. Este tipo de café vienés es lo más parecido a un capuccino pero lleva más espuma. Por otra parte, el Kaffe Verkehrt, es un café suave servido en un vaso que lleva más leche que café. De hecho, la palabra “verkehrt” significa al revés.

Si quieres algo más diferente, ¿por qué no pedir un Eiskaffee? Se trata de un doble espresso servido con helado de vainilla y nata montada. Otra opción aún más deliciosa es el Fiaker: mocca con algo de ron o coñac, nata montada y una cereza marrasquino.

Por último, existen alternativas aún más exóticas, como por ejemplo el Kaffee Sobiesky, un doble expreso que se sirve con miel y va acompañado con un vaso de vodka. El Franz Landtmann Kaffee (especialidad del Landtmann), consiste en un expreso doble con un toque de brandy y licor de café, con nata montada y una pizca de canela.

Schwoab – stock.adobe.com

No importa la elección, el café en Viena siempre viene acompañado de un vaso con agua y la garantía de estar degustando un verdadero café vienés.

Comentarios

Comentarios

No hay comentarios