Inicio > Grecia > Qué ver en Atenas: Las 14 cosas “secretas“ que solo pocos conocen

Qué ver en Atenas: Las 14 cosas “secretas“ que solo pocos conocen

Foto del autor

By Roy Reyes

Desde la impresionante y eterna Acrópolis, sus bonitas colinas, como la Colina de Licabeto, hasta perdernos entre sus barrios con encanto, como el barrio de Anafiotika, preguntarse qué ver en Atenas, especialmente si no cuentas con mucho tiempo, puede ser una pregunta con muchas respuestas.

Para que te hagas una idea sobre lo que encontrarás cuando visites la ciudad, hemos preparado para ti una lista de las mejores 14 cosas que ver y hacer en Atenas. ¡Lo más imprescindible!

καλωσόρισμα (Bienvenidos)

Acrópolis, lo imprescindible que ver en Atenas

La Acrópolis. © tilialucida/Canva

Uno de los peores pecados que podría cometer cualquier viajero, sería planificar que ver en Atenas y pasar por alto la Acrópolis ¡vamos! Que no hace falta ser ningún amante de la historia para quedarse boquiabierto contemplando el Partenón.

La Acrópolis es uno de los tesoros arqueológicos más importantes del mundo y la llave que abre las puertas hacia los tiempos de la antigua Grecia. Construida en el siglo V a,C, la Acrópolis es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y simboliza el legado cultural y la genialidad de la civilización helénica.

Cuando te adentres entre las ruinas, sentirás la conexión con la historia y la influencia perdurable de la Grecia antigua en el mundo moderno. Además, desde las alturas de la Acrópolis, podrás contemplar un espléndido atardecer de los que nunca se olvidan.

Para ahorrar tiempo, puedes comprar las entradas para la Acrópolis de Atenas. Encontrarás desde la entrada básica (la más barata), hasta visitas guiadas en grupos reducidos.

Barrio de Anafiotika

Barrio de Anafiotika. © EnginKorkmaz /Canva

Cuando visites este barrio pintoresco escondido en el corazón de Atenas, sentirás como si de pronto te transportaras a una de las islas griegas más bonitas. El barrio de Anafiotika fue construido en el siglo XIX por artesanos de la isla de Anafi.

Calles estrechas, casas blancas y bugambilias en flor son las características que los artesanos utilizaron para recrear el ambiente de su isla en plena capital ¡El contraste con el resto de la  ciudad es asombroso!

Recorriendo las callejuelas empedradas de Anafiotika, creerás que estás viendo las auténticas iglesias de Santorini. Además, este barrio único se encuentra justo debajo de la Acrópolis. Podrás disfrutar de vistas espectaculares de los antiguos monumentos y de un ambiente mágico al caer la noche.

Por último, en el barrio de Anafiotika, no dejes pasar la oportunidad de saborear la auténtica comida griega en algún restaurante típico ¡son toda una delicia!. Y si aún te preguntas qué ver en Atenas, te aseguramos que este barrio es un auténtico tesoro que no debes perderte.

Templo de Zeus

© TravelCoffeeBook/Pixabay.com

Atrévete a sentir la grandeza del Templo de Zeus, un monumento milenario que se yergue majestuosamente en Atenas. Construido en el siglo V a.C. Este templo es un impresionante ejemplo de la arquitectura dórica, dedicado al dios Zeus, el padre de los dioses griegos.

Al caminar entre sus impresionantes columnas, sentirás la magnitud de su legado histórico. Aunque en la actualidad sólo quedan 15  de las 104 columnas originales, cada una de ellas te contará un importante trozo de historia. 

Cuando visites el Templo de Zeus, con algo de imaginación, podrás visualizar la estatua criselefantina de Zeus, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, que se alzaba en su interior.

Ubicado cerca de la Acrópolis y del barrio de Anafiotika, el Templo de Zeus es una parada obligatoria para cualquier viajero que busque sumergirse en la riqueza cultural y en la increíble arquitectura de la antigua Grecia.

Si deseas reservar entradas para el templo de Zeus, puedes hacerlo desde el enlace anterior. De esta forma evitarás colas y cualquier contratiempo a la hora de planificar tu visita.

Colina de Licabeto

Colina Licabeto. © carmengabriela/Canva

Si te atreves a conquistar nuevas alturas, tienes que subir a la Colina de Licabeto, un tesoro natural ateniense desde donde conseguirás unas vistas impresionantes. Con una elevación de 277 metros, esta colina es el punto más alto de Atenas. ¡Disfrutarás de unas vistas en 360º que te dejarán sin aliento!

En la antigua Grecia, se creía que el dios Pan vivía en esta colina, otorgándole un significado espiritual, Hoy en día, es un lugar ideal para contemplar atardeceres de ensueño y para disfrutar de una caminata entre la naturaleza en plena ciudad.

Además, en la Colina de Licabeto, podrás visitar la capilla de San Jorge, una iglesia ortodoxa del siglo XIX que sin duda agregará un toque cultural y espiritual a la experiencia.

De verdad, recomendamos 100% incluir la Colina de Licabeto en tu itinerario. Es una escapada mágica que te conectará con la belleza y parte de la rica historia del lugar. Puedes conocer más del lugar haciendo una ruta de senderismo por las colinas de Atenas.

Probar el gyros y la comida griega

El típico gyros griego de cordero. © Joshua Resnick/Canva

Para emprender un viaje gastronómico inolvidable y sumergirte en lo mejor de la comida griega, debes comenzar probando el plato estrella: el gyros. Esta delicia es una muestra perfecta de la fusión de la antigua cocina griega con influencias del Oriente Medio.

¿Sabes cómo se prepara el gyros? Para empezar, es muy importante que el pollo o cerdo sea cocinado en un asador vertical (el mismo que usan para los kebabs). Luego la carne se corta en tiras finas y se sirve con pita, tzatziki, tomate y cebolla.

¡Pero el gyrus es sólo el abrebocas! La comida griega es un halago a todos los sentidos. Tienes que probar el suculento souvlaki, las espinacas en spanakopita y el dulce de baklava ¡Y no lo olvides! Debes acompañar tu festín con un licor de anís ouzo o con vino resinoso retsina.

Desde la antigüedad hasta nuestros días, la comida ha sido parte fundamental de la esencia griega. Aprovecha la oportunidad de explorar los auténticos sabores locales en restaurantes tradicionales y también en los mercados ¡Garantizamos que con la comida griega sentirás un placer que te llegará hasta el alma!

Para que experimentes los sabores de Grecia de una forma divertida, en una experiencia donde, además, tendrás la oportunidad de conocer a otras personas con intereses afines, nada mejor que apuntarte a un tour de comida callejera con 7 degustaciones en Atenas (no sabrás qué hacer primero, si parar de reír o chuparte los dedos).

Ágora Antigua y Ágora Romana

Agora Antigua de Atenas. © Rawf8/Canva

Adéntrate en el corazón de la antigua Atenas y descubre la riqueza histórica del Ágora Antigua y el Ágora Romana. Estos dos yacimientos arqueológicos te transportarán en el tiempo a la vida cotidiana de la antigua civilización griega y romana.

La Ágora Antigua, una vibrante plaza en la antigüedad,  era el centro de la vida política y social. Allí los filósofos, como Sócrates, compartían su cosmovisión y también era el lugar donde se tomaban cruciales decisiones que afectarían el porvenir de la ciudad-estado.

Agora Romana de Atenas. © Andrey Khrobostov/Canva

Por otro lado, la Ágora Romana, fue construida bajo el dominio del antiguo imperio romano y albergaba algunos de los servicios públicos que solían proporcionar, como templos, bibliotecas y baños públicos.

Seguro que te sorprenderá lo bien conservadas que se encuentran ambas construcciones. Caminar entre las ruinas de estos lugares emblemáticos, es como viajar en el tiempo, una experiencia inolvidable para cualquier persona, pero especialmente impactante para los amantes de la historia y de la arqueología. 

Barrio de Monastiraki

Plaza de Monastiraki. © Schroptschop/Canva

El barrio de Monastiraki es donde tienes que ir para disfrutar de la fusión de lo antiguo y lo moderno en la ciudad de Atenas. Este colorido vecindario es un paraíso para los amantes de las compras, con mercados y tiendas que ofrecen desde antigüedades hasta artesanías locales.

La Plaza de Monastiraki es el punto central donde se encuentran la Iglesia de Pantanassa y la Mezquita Tzistarakis, ambos testigos de la rica historia religiosa de la región. Además, podrás explorar las ruinas romanas, como la Biblioteca de Adriano y la Torre de los Vientos.

En Monastiraki no debes perder la oportunidad de saborear la auténtica comida callejera ateniense. Prueba los famosos koulouri y el souvlaki, mientras te empapas de la energía y el encanto ecléctico de este incomparable barrio ateniense.

Para no dejar asuntos pendientes en este barrio, te contamos que puedes apuntarte a un paseo nocturno por Plaka y Monastiraki.

Colina Filopappou

Colina Filopappou. © EkaterinaKu/Canva

También conocida como la Colina de las Musas, la Colina Filopappou es un lugar encantador donde se respira serenidad, un paraíso oculto que te transportará a la antigüedad, mientras disfrutas de tranquilidad apartado del bullicio de la ciudad. 

Otra de las tantas cosas que ver en Atenas se encuentra en esta colina. Se trata del Monumento Filopappou, el cual fue construido en honor a Gaius Julius Antiochus Epiphanes Filopappou (un príncipe romano, de ascendencia siria, que se estableció en Atenas en el siglo II d.C., de nombre largo).

Lo mejor de subir a esta colina es que es completamente gratis y desde su cima conseguirás las mejores vistas de la Acrópolis, el Partenón y el Mar Egeo. Sobre todo al atardecer, las vistas desde la Colina Filopappou son impresionantes.

Durante el recorrido, encontrarás senderos sombreados y grutas misteriosas escondidas entre vegetación exuberante ¡Así que ya sabes! Para disfrutar de un bonito paseo o hacer un picnic con vistas increíbles, debes visitar la Colina Filopappou.

Barrio Kerameikos

Recinto arqueológico Keramikos. © Czgur/Canva

Para empaparse en la esencia de la Atenas bohemia hay que ir al barrio Kerameikos. También conocido como barrio Cerámico, se trata de un barrio pequeño en extensión, pero gigantesco en cuanto a su valor arqueológico y cultural.

En el barrio de Kerameikos, se encuentra el cementerio más grande de la antigua Atenas (preservado como yacimiento arqueológico) y el Museo Arqueológico del Cerámico. Este museo alberga una gran colección de losas, esculturas y otras muestras de las destrezas de los alfareros de la antigüedad. 

Hoy Kerameikos se ha transformado en un centro creativo, donde podrás sentarte a tomar un café entre graffitis y galerías de arte moderno. En el mismo barrio, se encuentra el Museo Benaki de Arte Islámico, la Galería de Arte Municipal y más atracciones que vale la pena visitar.

Además, si una noche apetece salir a por una copa o cenar, en Kerameikos encontrarás una gran variedad de bares, tabernas y restaurantes para todos los presupuestos (encontrarás restaurantes con estrellas Michelin, como el Aleria, pero también otros más baratos y con encanto como el restaurante Theta.

Si te pica el gusanillo y quieres conocer el antiguo cementerio, puedes conseguir entradas para Kerameikos sin colas

Estadio Panatenaico

Estadio Panatenaico. © Andrey Khrobostov/Canva

50.000 personas, todos de pie vitoreando a su antiguo atleta olímpico favorito, si omitimos los teléfonos móviles, la escena no ha cambiado en 3.000 mil años. El Estadio Panatenaico es una joya arquitectónica que te transportará a los Juegos Olímpicos de la antigüedad. 

El lugar fue reconstruido en mármol para la celebración de los primeros Juegos Olímpicos modernos en 1896, pero desde tiempos antiguos el estadio albergaba la parte atlética de los Juegos de las Panateneas (en honor a la diosa Atenea). 

En el pasado, el estadio tuvo una capacidad de hasta 80.000 personas, pero luego de la mencionada reconstrucción quedó en 50.000. Actualmente el aforo es de 45.000 personas.

Celebración del Maratón de Atenas en el Estadio Panatenaico. © Bruno Coelho/Canva

¿Sabías que el Panatenaico ostenta el récord de ser el estadio construido en mármol más grande del mundo? Es uno de los principales reservorios del espíritu olímpico de la antigua Grecia. Hoy en día es usado para diferentes espectáculos, como conciertos, pero también como campo deportivo.

Si practicas deporte y te gustaría revivir las experiencias de los antiguos atletas olímpicos, puedes apuntarte a un entrenamiento de los Juegos Olímpicos de Atenas en el Estadio Panatenaico.

Museo Arqueológico de Atenas

© Andrey Khrobostov/Canva

Sin importar que sientas pasión por la historia o no, el Museo Arqueológico de Atenas es de esos lugares que se tienen que visitar sí o sí. El museo cuenta con más de 11.000 exhibiciones. Es una de las colecciones más grandes y completas de artefactos griegos de todo el mundo.

En el Museo Arqueológico de Atenas podrás contemplar algunos tesoros fascinantes, como la Máscara de Agamenón, la Estatua de Zeus o el Poseidón de Artemisión, entre miles y miles de piezas invaluables.

El Poseidón de Artemisión. © DanFLCreativo/Canva

Por lo general, las personas tardan entre 2-3 horas en hacer el recorrido, aunque cada quien puede tomarse el tiempo que quiera. Los sábados, a partir de las 14:00 horas, y los domingos por la mañana la entrada al museo es gratuita. 

El Museo Arqueológico de Atenas, está en la calle Patission, 44, al norte de la Plaza Omonia y es de las cosas que ver en Atenas que no debes perderte.

Mercado Central de Atenas

© DanFLCreativo/Canva

El Mercado Central de Atenas, también conocido como Varvakios Agora, es adonde tienes que ir para vivir una experiencia sensorial imperdible. En el lugar encontrarás toda una serie de productos frescos, especies exóticas y pescados recién capturados, hasta carnes y quesos locales que son una delicia.

Este mercado tiene sus raíces en el siglo XIX, cuando fue inaugurado para abastecer a la creciente población de Atenas. Hasta el día de hoy, el Mercado Central sigue siendo el corazón gastronómico de la ciudad. Un lugar donde lugareños y visitantes se mezclan en busca de los mejores ingredientes.

El Mercado Central de Atenas se encuentra entre las calles de Mitropoleos y la Calle Athinas, a poca distancia de la conocida Plaza Omonia.

Sitio arqueológico de Delfos

© Rudimencial/Canva

El sitio arqueológico de Delfos, es un tesoro histórico invaluable enclavado en lo alto de las montañas de Fócida. Este lugar, considerado el centro del mundo por los antiguos griegos, era el hogar del famoso Oráculo de Delfos (donde las sacerdotisas ofrecían profecías a quienes buscaban consejo divino).

En el yacimiento de Delfos tendrás la oportunidad de recorrer el Templo de Apolo, uno de los templos griegos más famosos, y admirar sus columnas dóricas y aprender sobre las antiguas ceremonias atenienses.

Templo de Apolo. © DanFLCreativo/Canva

¿Oíste hablar del Teatro de Delfos? Era el lugar donde se realizaban famosos festivales musicales y competiciones atléticas. También podrás contemplar el Santuario de Atenea Pronaia, la Fuente de Castalia y el gimnasio porticado, entre otros tesoros y vestigios de la antigua Grecia.

Cómo llegar al sitio arqueológico de Delfos

Para llegar hasta Delfos desde Atenas, hay que tomar la autopista E75 hacia Lamia, luego tomar la salida a Castro y continuar hasta Levadia. Esta carretera conduce a Delfos cruzando Arachova, un bonito lugar que también vale la pena visitar.

Para visitar Delfos en autobús, la línea Atenas-Delfos cuenta con seis frecuencias diarias en cada sentido. En Atenas, debes tomar el autobús desde la Terminal B (260, calle Liossion). El servicio comienza a las 7:30 y termina a las 20:00.

Si viajas a Delfos en autobús desde Atenas, debes tener en cuenta que el trayecto tarda 3 horas. Lo más recomendable es tomar el primero de la mañana y reservar el billete de vuelta con antelación.

El Peloponeso: Corinto, Micenas y Epidauro

Puera del León, recinto arqueológico de Micenas. © DanFLCreativo/Canva

Para acabar de responder a la pregunta ¿qué ver en Atenas? Proponemos que te embarques en un viaje épico a través de la historia en la península del Peloponeso, explorando los tesoros de Corinto, Micenas y Epidauro.

Empezando por Corintio, una antigua ciudad-estado, que impresiona con su imponente acrópolis y el Templo de Apolo, En Micenas, en cambio, descubrirás la grandiosidad de las Puertas de los Leones y las Tumbas Reales, que recuerdan la legendaria Guerra de Troya.

Luego de Corinto y Micenas, toca el turno a Epidauro, un lugar que presume de su teatro bastante bien conservado y del Santuario de Asclepio, el cuál fue un importante centro de curación en la antigua Grecia.

Teatro en Epidauro. © Andrey Khrobostov/Canva

Si te animas a participar en una excursión a Corinto, Micenas y Epidauro desde Atenas (que incluye recogida en el hotel y traslado de regreso, además de entradas, comida y guía en español). Encontrarás toda la información en el enlace. 

Grecia es un país-museo donde cada metro cuadrado es capaz de contar su propia historia. Desde la Acrópolis, en el corazón de Atenas, hasta los yacimientos que se encuentran fuera de la ciudad, como este del Peloponeso, el legado de la antigua Grecia se percibe en cada palmo del país helénico.

Atenas es sólo la punta del iceberg cuando se trata de visitar el país heleno. Te animamos a que descubras más cosas que ver en Grecia. No olvides dejarnos un comentario si piensas que nos hemos dejado fuera algo imprescindible.

Deja un comentario

FREE TOURS EN TODO EL MUNDO
This is default text for notification bar