Compartir

La semana pasada tuve que viajar dos veces a Madrid desde Lisboa, mi ciudad.

Uno de los viajes era en plan familiar, así que no me preocupé mucho, después de todo, a los padres con niños nos tratan de primera.

Pero antes de ese viaje, tuve que ir a un encuentro de bloggers de viajes. En esta ocasión iba solo, por lo que decidí ver qué había en internet para hacer el viaje más cómodo. Después de todo, estamos pagando una buena pasta para un corto vuelo de una hora. Creo que los viajes en avión han perdido gran parte de su encanto, pues si escogemos un viaje de avión barato (“low cost”) nos quitan lo mejor de viajar: buen trato, buen servicio, comidas y bebidas, y sobre todo: espacio.

En esa ocasión me tocó viajar con Air Europa, una de las aerolíneas más antipáticas que conozco. He viajado con ellos muchas veces y no son mi aerolínea preferida, así que decidí que esta vez haría todo lo posible por tener control sobre lo que me tocaba: asiento, comida, etc.

En principio, creo que esto ya todos lo tenemos clarísimo, tenemos que comprar el billete con antelación para asegurarnos de que tenemos el mejor precio posible.

Lo segundo para no tener que correr, y esto es muy importante si de verdad quieres hacerte tu propia experiencia “primera clase”: relájate. No corras. No hace falta. Saca cuentas, anticipa tu llegada y mira bien la información antes de salir al aeropuerto: terminal, hora de embarque, hora de salida y cierre de puerta.

También, imprime el boarding pass con antelación o escoge el e-ticket para llevarlo en tu móvil. Eso sí, cuando imprimas el boarding te recomiendo que hagas una pequeña investigación al respecto para elegir asiento.

1Eligiendo los mejores asientos de avión

Soy alto, mido 1,85 metros. Tengo las piernas largas. Los espacios entre asientos en los vuelos low cost son ridículos, o al menos eso piensan mis rodillas. Los únicos asientos con un poco más de espacio en los aviones de bajo coste son los de Business y los asientos de las salidas de emergencia. Como pagar 5 veces más por un vuelo de 1 hora es algo absurdo decidí ver si podía elegir un asiento cercano a las puertas de emergencia, cosa que puedes hacer si imprimes tu boarding pass con anterioridad.

Para encontrar el asiento cercano a la salida de emergencia busqué en internet. Páginas como seatguru.com te dan mapas de asientos de aviones según el modelo, así que el primer paso es saber en qué modelo de avión viajas, esta información generalmente viene dada por la aerolínea. Pero si no la consigues, en la misma página podrás poner el nombre de la aerolínea y el número del vuelo. Con eso, en teoría, podrás saber dónde están las puertas de salida. En mi vuelo los mejores asientos eran los de la salida y los asientos detrás de la salida.

Si lo tuyo no es tener más espacio sino tener más tiempo esta información también te ayudaría si por ejemplo quieres hacer menos cola en inmigración. Te podrías sentar más adelante. Incluso, si tienes miedo de los aviones puedes escoger algo lejos de las alas, y evitar las salidas de emergencia. Las posibilidades son infinitas, todo depende del tipo de asiento que quieras. Los primeros asientos de la fila te evitarán la incomodidad del vecino del frente, que suele reclinar su asiento hacia atrás.

Pero recuerda, no eres el único que lo harás, así que date prisa. Por lo general puedes imprimir tu boarding pass unas 48 horas antes del vuelo. Evita los últimos asientos: son muy ruidosos, se sienten mucho los movimientos del avión y además no se reclinan.

2Estrategias de pareja para mejor lugar en la nave

Como todo, lo ideal es pensar un poquito en el usuario que te tocará de vecino. Si viajas en pareja y no estás en un vuelo demasiado popular, pueden intentar reservar el asiento del pasillo y el asiento de la ventana. Otros pasajeros siempre preferirán otro asiento antes que el asiento del medio, dejándoles más espacio. Si el vuelo está lleno, siempre le puedes pedir al enemigo vecino que se cambie alguno de los asientos para estar al lado de tu compañero de viaje.

Si hay alguien piensa que los asientos no hacen ninguna diferencia, entonces perdón, pero a mi forma de verlo, los asientos son el elemento más importante en un viaje. Pueden convertir nuestro viaje para mal o para bien, en una pesadilla o en una maravilla. Y después de todo son la GRAN diferencia entre viajar en clase turista o en primera o business.

3La comida de los aviones

Siempre tenemos dos opciones: comer en casa o en el hotel o comer en el aeropuerto. Como lo ideal es estar tranquilos siempre elijo la segunda, así llego al aeropuerto y con mucha calma elijo lo que comeré, escojo algún snack para el vuelo y compro algo de tomar. Sin embargo, ya la diferencia no es mucha entre lo que se paga en el aeropuerto a lo que se paga en el avión. Pero en el avión definitivamente hay menos opciones.

4Deja el estrés, play it cool

¿Qué nos diferencia a nosotros, simples mortales de los que vuelan en business o en primera? Además del respaldo de una organización a la que le gusta botar el dinero pagándole a sus ejecutivos unos vuelos con costos exhorbitantes, nos diferencia la experiencia.

Quienes viajan constantemente están tan acostumbrados, conocen tan bien los tiempos de los aviones y los aeropuertos, así como los procedimientos según cada caso, que no se estresan y eso es parte de la experiencia de viajar en primera o business. Por ejemplo: no están corriendo de un lado al otro en el aeropuerto si van tarde en una conexión, le dicen al personal lo que sucede y pide que el avión espere o que le lleven en el carrito del aeropuerto. Si el avión está retrasado, buscarán otra opción. Lo importante es estar tranquilos, imaginar nuestro tiempo en el aeropuerto como un tiempo de relax y meditación puede parecer algo difícil, pero no lo es.

La actitud business es lo más importante para pasarlo bien. Si vas tarde en una conexión seguramente es culpa de la aerolínea, por lo que la aerolínea deberá resolverlo. ¿Para qué estresarse?

Si te quedaste dormido y saliste tarde, la culpa es toda tuya, asúmela y paga las consecuencias.

Estar tranquilo te permitirá negociar mejor con los señores de la aerolínea para intentar evitar la multa y conseguir otro vuelo rapidamente. Lo peor que puede pasar es que tengas que pagar tu multa, y si no tienes cómo pagarla, puedes pedir que te cobren en destino o negociar algo parecido.

Revisa siempre tu boarding pass, por lo general allí está siempre impresa la hora de salida, la hora de embarque y la hora de cierre de puertas que es, de hecho, la más importante, úsa la hora de cierre como tu referencia tope, desestrésate y disfruta. ¡Buen Viaje!

No olvides dejarnos algún truquillo en los comentarios sobre tus andanzas de viajero.

Post originalmente publicado en CosasImposibles.com

 

Comentarios

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta