Inicio > España > Descubre la esencia de Andalucía: los pueblos blancos de Cádiz más bonitos

Descubre la esencia de Andalucía: los pueblos blancos de Cádiz más bonitos

Foto del autor

By Adriana Herrera

La ruta de los pueblos blancos de Cádiz es uno de los roadtrips más espectaculares de Andalucía. Se llaman así por el color de sus fachadas, revestidas de cal y son pequeños municipios enclavados en la Sierra de Grazalema llenos de un encanto particular.

Cádiz es una de las ciudades más bonitas de España, con más de 3000 años de antigüedad y sus pueblos no son la excepción. 

Sigue leyendo porque te vamos a contar cuáles son los 10 pueblos blancos de Cádiz más bonitos, la ruta que puedes seguir para conocerlos, qué ver en ellos y también te daremos algunas recomendaciones de alojamiento para que planifiques tu viaje por la región.

Reserva GRATIS un Free Tour por Cádiz

Los 10 pueblos blancos de Cádiz más bonitos

Todos los pueblos blancos de Cádiz están llenos de encanto. Sin embargo, siguiendo en orden la ruta desde Arcos de la Frontera hasta Setenil de las Bodegas, hemos elegido 10 de los pueblos más bonitos y te vamos a contar qué ver y hacer en ellos. 

Arcos de la Frontera, la entrada a los pueblos blancos de Cádiz

© Cezary Wojtkowski/Canva

Arcos de la Frontera es el más grande de la región y la puerta de entrada para comenzar la ruta por los pueblos blancos de Cádiz. Está ubicado en un acantilado sobre el río Guadalete y su gran belleza parece de postal. Gracias a su altura, tiene varios lugares desde donde puedes tener vistas increíbles, en especial, el Mirador de la Peña.

Sus calles -llenas de influencia musulmana- son una invitación a caminar con calma y detenerse en edificios importantes como el Castillo de los Duques, la Puerta de Matrera y los restos del recinto amurallado. Sobre todo, no hay que dejar de ver la Basílica de Santa María de la Asunción, declarada Monumento Nacional en 1931 y que data de los siglos XIV y XV.

No te vayas de Arcos sin probar un pulpo salteado con patatas, un solomillo de ternera gallega o un revuelto de bacalao, en la Posada del Duende. Un clásico.

Puedes hacer una visita guiada por Arcos de la Frontera para que conozcas más de su historia.

🏨 Dónde dormir en Arcos de la Frontera: Casa Campana y Hotel Arcos Coruña

Bornos

© venemama/Canva

A muy pocos kilómetros de Arcos de la Frontera, está Bornos, uno de los pueblos blancos de Cádiz más pequeños, pero cargado en belleza y declarado Conjunto Histórico junto a otras localidades de la sierra.

Sus casas se levantan a orillas del lago que lleva su mismo nombre. Además de su castillo, destaca la iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán, el convento del Corpus Christi y el monasterio de los Jerónimos, ambos del siglo XVI.

También las casas señoriales de la Cilla (siglo VII-XVIII) y de los Ordóñez (siglo XVIII), el Colegio y Hospital de la Sangre son de gran interés.

Bornos ofrece, además, mucho espacio para disfrutar de la naturaleza. Desde pesca recreativa a las rutas de senderismo en las que también puedes ir en bicicleta. 

🏨 Dónde dormir en Bornos: La Puerta Azul y Casa Rural Pueblos Blancos

El Bosque

© Algefoto/Canva

Imagina un pueblo de casas blancas, pero rodeado de valles, manantiales y muchos árboles. Así es El Bosque, una localidad pequeña junto al río Majaceite y que te ofrece mucha tranquilidad en contacto con la naturaleza.

Su municipio se encuentra dentro del Parque Natural de los Alcornocales, un importante entorno donde crece el mayor alcornocal de la Península Ibérica.

El Bosque es uno de los pueblos blancos de Cádiz perfecto para los aventureros. Allí puedes volar en parapente o en ala delta y quedar fascinado con el paisaje. Además, puedes hacer la ruta de senderismo más conocida de la Sierra de Cádiz: 4 kilómetros que llevan hasta Benamahoma -el próximo pueblo- bordeando el río.

Entre sus lugares de interés destaca la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Guadalupe, la Ermita del Calvario y el Palacio Ducal. 

No puedes dejar de probar las setas con carpaccio de retinto o el cordero que sirven en el Mesón El Tabanco. Un sitio al que hay que ir sí o sí. 

🏨 Dónde dormir en El Bosque: Hotel Enrique Calvillo y Tugasa Las Truchas  

Benamahoma

© elisalocci/Canva

Benamahoma significa “hijos de Mahoma” y es uno de los pueblos blancos de Cádiz más pequeños, pero con mucha historia. Allí podrás ver vestigios de las culturas celta, romana, fenicia y árabe que fueron dejando su huella por casi 8 siglos.

Sus casas blancas parecen perderse entre todo el verdor de la sierra. Y es que Benamahoma es pura naturaleza; allí puedes ver el nacimiento del río Majaceite y hacer la ruta a pie hacia El Bosque o seguir el sendero de Pinsapar, que abarca 12 kilómetros y para el que se necesita un permiso que te pueden dar en la entrada del camino.

La única iglesia del pueblo es la de San Antonio de Padua, construida en 1485. Otro lugar emblemático es la Fuente de los 3 Chorros, en la que antiguamente se reunían los habitantes del pueblo y donde se lavaba la ropa. 

En La Alameda y el Bar González conseguirás un menú de carnes de caza, que son los platos más típicos de la zona. 

🏨 Dónde dormir en Benamahoma: Benamahoma Rural y Casa Sol Benamahoma 

Ubrique, uno de los pueblos blancos de Cádiz más bonitos

© Rudolf Ernst/Canva

En la ruta por los pueblos blancos de Cádiz no puede faltar Ubrique. Está ubicado entre el Parque Nacional de Grazalema y Alcornocales y es conocido por la manufactura de la piel.

Aunque el origen de Ubrique es romano, es por su pasado musulmán que en el pueblo se desarrolló la marroquinería artesanal que se mantiene hasta el día de hoy y que es uno de sus principales atractivos.

© mmeee/Canva

Su casco histórico está lleno de detalles. Hay que ver la Ermita de San Antonio, el Museo de la Piel y el Convento de los Capuchinos. No en vano, el centro ha sido declarado un bien de interés cultural y Conjunto Histórico.

En el restaurante El Laurel te puedes deleitar con carnes a la brasa y platos hechos con productos de la sierra. 

🏨 Dónde dormir en Ubrique: Hotel Sierra de Ubrique y Ubrique Loft Rural

Benaocaz

© CaronB/Canva

La belleza de Benaocaz salta a la vista en medio de las montañas. Fue declarado Conjunto Histórico Artístico por sus estrechas calles empedradas -de origen nazarí- que parecen laberintos y te llevan a fuentes, plazas e iglesias.

Te recomendamos visitar el Castillo de Aznalmara, la Iglesia Parroquial San Pedro y las ermitas El Calvario y San Blas, pero sobre todo, dejarte llevar. 

Además, Benaocaz tiene muchas rutas de senderismo y dicen que es el mejor lugar para conectar con uno mismo. Puedes tomar el sendero de la Calzada Romana de Ubrique y podrás recorrer los 3,4 kilómetros que separan a Ocuri de Lacilbula.

No dejes de probar productos frescos como el queso payoyo, además de los guisos y potajes en lugares como El Parral o el Mesón El Refugio.

🏨 Dónde dormir en Benaocaz: El Jándalo y Casa Rural La Buhardilla

Grazalema

© Tomás Guardia Bencomo/Canva

Grazalema está ubicado en un paisaje protegido como Reserva de la Biósfera y además de su increíble entorno natural, sorprende con sus calles llenas de historia y por ser uno de los pueblos blancos de Cádiz conocido por la confección de mantas y ropas de lana. 

Puedes ver sus orígenes árabes al llegar a la Puerta de la Villa de Grazalema; los restos de una antigua calzada romana y edificios importantes como la Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora y la Iglesia de San José que data del siglo XVII.

Desde aquí puedes seguir la ruta de senderismo de Pinsapar que te llevará hasta Benamahoma o tomar otros caminos menos exigentes, pero llenos de naturaleza por igual.

Te recomendamos este free tour por Grazalema para que no te pierdas de nada. 

🏨 Dónde dormir en Grazalema: Villa Turística de Grazalema y La Mejorana

Zahara de la Sierra

© JackF/Canva

Zahara de la Sierra es, sin duda, uno de los pueblos blancos de Cádiz más espectaculares. Solo basta con ver cómo se levanta su castillo en la cima de un acantilado con todas las casas abajo para sentir que el viaje ha valido la pena.

Las calles de Zahara de la Sierra están repletas de casas con macetas y plantas coloridas. Y así te van llevando a lugares claves como la iglesia de Santa María de Mesa, la capilla de San Juan de Letrán, la Torre del Reloj y a varios de sus miradores que ofrecen hermosas vistas hacia el embalse del Fresnillo.

No te vayas sin probar la comida de Al Lago, cuyo menú va cambiando según la estación y en el que puedes conseguir buenos platos de pescado, guisos y de venado, jabalí, conejo, perdices y codornices cuando es temporada de caza.

🏨 Dónde dormir en Zahara de la Sierra: La Escalera y Tugasa Arco de la Villa

Olvera

© JoseIgnacioSoto/Canva

Las vistas que se tienen desde el Castillo de Olvera hacia la sierra y las casas blancas, parecen una postal que enamora a cualquiera.

Y es que Olvera está enclavado en un risco y es un pueblo de aspecto medieval con una gran belleza, cultura e historia. Por eso fue declarado Conjunto Histórico Artístico de la región y resaltan edificios como la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios y el Museo de la Frontera y los Castillos. 

Una vez en Olvera, prueba alguno de sus platos típicos como las sopas pegás, sopas de tomate, solomillo relleno y arroz con conejo.

Puedes hacer una excursión a Olvera y Setenil de las Bodegas que es el lugar con el que cerramos esta ruta por los pueblos blancos de Cádiz. 

🏨 Dónde dormir en Olvera: Los Girasoles y Casa del Arco

Setenil de las Bodegas, de los pueblos blancos de Cádiz con más encanto

© e55evu/Canva

Setenil de las Bodegas es sin lugar a dudas uno de los pueblos más bonitos de España y uno de los más visitados de en la ruta de los pueblos blancos de Cádiz. Seguro habrás visto fotografías de sus calles sobre las que inmensas rocas aparecen entre las casas, ¿verdad?

Las Cuevas de la Sombra y las Cuevas del Sol te sorprenderán, además de lugares emblemáticos como la Plaza de Andalucía, el Mirador del Carmen y La Villa que es la zona más alta y donde está la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y el Torreón árabe. 

© Gagliardi Photography/Canva

Pasa por Casa Palmero y prueba los platos típicos de la zona a base de cerdo, guisos y más.

Puedes hacer un free tour por Setenil de las Bodegas para que te enteres más de su historia y encanto. 

🏨 Dónde dormir en Setenil de las Bodegas: Casa Rural las Cuevas de Setenil y Hotel Villa de Setenil

La mejor ruta de los pueblos blancos de Cádiz

Ruta de los pueblos blancos de Cádiz. © e55evu/Canva

La ruta de los pueblos blancos de Cádiz está conformada por 19 municipios: 

📍Arcos de la Frontera
📍Bornos
📍Espera
📍Villamartín
📍Algodonales
📍El Gastor
📍Olvera
📍Torre-Alháquime
📍Setenil de las Bodegas
📍Alcalá del Valle
📍Prado del Rey
📍El Bosque
📍 Ubrique
📍Benaocaz
📍Villaluenga del Rosario
📍Grazalema
📍Benamahoma
📍Zahara de la Sierra y
📍Algar.

Recorrer todos los pueblos blancos de Cádiz te puede tomar de 3 a 4 días si vas con calma, ya que están muy cercanos entre sí y es muy fácil seguir las señalizaciones del camino. 

Puedes comenzar por Arcos de la Frontera, que es el pueblo que da entrada y el que está más cercano de Cádiz (41 minutos en coche) y de Sevilla (1 hora, 20 minutos), para terminar en Setenil de las Bodegas, que es uno de los pueblos más bonitos y curiosos que podrás ver.

Toma en cuenta que si vas desde Málaga puedes hacer esta misma ruta, pero al revés. Es decir, comenzar en Setenil de las Bodegas -que es el pueblo más cercano- y terminar en Arcos de la Frontera. Así no te perderás de nada. 

Deja un comentario

FREE TOURS EN TODO EL MUNDO
This is default text for notification bar