Compartir

Además de todos sus atractivos turísticos, Barcelona es una de las ciudades a nivel mundial con las mejores playas urbanas. A pesar de estar bien comunicadas y equipadas con todos los servicios, las playas de Barcelona se llegan a masificar bastante en verano.

Por suerte, no muy lejos de Barcelona hay playas preciosas para todos los gustos, en entornos igual de pintorescos que vale la pena visitar. El litoral catalán es bastante diverso en lo que a playas se refiere, desde las escarpadas calas de la Costa Brava a las extensas playas de la Costa Dorada y aquí te recomendamos cuáles visitar y cómo llegar.

Castelldefels

sanedor/stock.adobe.com

La playa de Castelldefels es una de las más populares por su cercanía con Barcelona y su buena calidad. Apenas se encuentra a 20 y pocos minutos de la estación de tren de Sants y su estación está a 5 minutos a pie de la playa. Dispone de una extensa superficie de arena, por lo que nunca es difícil hallar sitio y no tiene mucha profundidad, así que es ideal para ir en familia.

Los fanáticos del windsurf también acuden en masa por el viento que siempre sopla en esta playa. Está equipada con todos los servicios y restaurantes a pie de playa, aunque hay más opciones para comer en el pueblo. Para llegar, dirígete a las estaciones de Sants o Passeig de Gràcia en Barcelona y sube al tren de Cercanías Renfe línea R2 Sud, con dirección a Sant Vicenç de Calders.

Playas de Sitges

kyrien/stock.adobe.com

Sitges es una localidad ubicada en las costas del Garraf, a apenas 35 minutos de Barcelona en tren. Muy conocido por sus carnavales y su festival de cine Internacional, Sitges es muy destino muy visitado también por sus playas y su gastronomía. Dispone de 17 playas para escoger, desde las más concurridas del paseo marítimo a otras más escondidas y naturales. Para llegar, también puedes utilizar la línea R2 Sud de Cercanías Renfe, con dirección a Sant Vicenç de Calders.

Cala Fonda, Tarragona

nito/stock.adobe.com

También conocida como Waikiki, esta famosa playa natural de la Costa Dorada se encuentra a una hora y media de Barcelona, no muy lejos de la ciudad de Tarragona. Cala Fonda es un precioso rincón de arena dorada totalmente virgen donde no hay servicios ni restaurante. Al estar escondida tras un acantilado y rodeada de vegetación, la hace perfecta para la práctica del nudismo. La mejor manera de llegar es en coche, para ello debes buscar el camping Torre de la Mora y a partir de ahí, andar unos 15 minutos a pie.

Aiguablava, Begur

nachosuko/stock.adobe.com

Aiguablava es una de las playas más bonitas y concurridas de la Costa Brava. Ubicada en el municipio de Begur, esta pequeña playa de arena fina y agua cristalina se halla en una bahía rodeada de mucha vegetación y muchos salientes rocosos. A pesar de su aspecto natural, dispone de socorrista, aparcamiento y de todos los servicios. Para llegar desde Barcelona, conduce por la autopista AP-7 y toma la salida 9 dirección Palamós.

Sa Riera, Begur

steftach/stock.adobe.com

Sa Riera es otra de las playas más apreciadas del municipio de Begur. Con una extensión de 300 metros esta cala es la mayor del municipio y se encuentra un poco escondida entre rocas y enclavada frente a una bahía. Se encuentra a unos 2 kilómetros y medio del centro de Begur. Para llegar a ella y recorrer otras playas de esta franja costera también puedes tomar el camino de ronda que bordea la costa, el cual te lleva por preciosos miradores.

Cala S’Alguer, Palamós

funkyfrogstock/stock.adobe.com

S’Alguer es una cala tranquila y poco concurrida (incluso en verano), donde el tiempo parece haberse detenido. Las casas de antiguos pescadores y los barcos en su orilla le dan un aire aún más tradicional y pintoresco. No dispone de servicios o comodidades, pero si buscas un rincón más tranquilo en la Costa Brava, aquí lo encontrarás.

Cala Montjoi, Roses

nito/stock.adobe.com

Cala Montjoi se encuentra en un paraje natural de gran importancia en Cataluña: el Parque Nacional de Cap de Creus. Es una de las playas más frecuentadas de este parque por su cercanía a un importante centro turístico, pero aún así suele ser una playa tranquila y sin agobios. Como dato curioso, se encuentra muy cerca del famoso restaurante El Bulli, de Ferrán Adrià.

Lloret de Mar, Girona

Valery Bareta/stock.adobe.com

Este pueblo de la provincia de Girona se ha ganado la reputación de destino de fiesta y su playa principal es muy concurrida y animada. Con un kilómetro y medio de extensión, cuenta con todos los servicios y se encuentra a un paso del paseo marítimo de Lloret, con parking a pie de playa. También se pueden hacer actividades en el mar como esquí, kayak o motos acuáticas.

Playa Gran, Tossa de Mar

a_mikhail/stock.adobe.com

Al igual que Lloret de Mar, Tossa es uno de los puntos más turísticos de Cataluña, por lo que no esperes tranquilidad en esta, su playa principal. Está situada en una espectacular bahía junto a un enclave estratégico: un castillo medieval en lo alto de un promontorio que domina todo el panorama.

Cala Llorell, Tossa de Mar

nito/stock.adobe.com

Ubicada a poco más de 3 Km del pueblo de Tossa de Mar, se encuentra esta playa de ambiente familiar y aires caribeños. Cala Llorell tiene unos 300 metros de longitud está equipada con todos los servicios, restaurantes e infraestructuras para deportes de playa.

Cala Estreta

ffaus/stock.adobe.com

No es fácil llegar a esta playa pero ciertamente vale la pena hacerlo. Cala Estreta es una de las calas más apreciadas y características de la Costa Brava. Se encuentra a medio camino entre Palamós y Calella de Palafrugell, en un entorno totalmente natural y sin servicios. Para llegar, tendrás que hacer un camino a pie de unos 20-30 minutos desde la vecina playa Es Castell.

Calella de Palafrugell

kasto/stock.adobe.com

Si bien no está de más darse un chapuzón en su playa principal, visitar Calella de Palafrugell es una visita obligada en la Costa Brava. Este antiguo pueblo de pescadores aún conserva el encanto tradicional de otros tiempos. En verano, Calella de Palafrugell celebra todo tipo de eventos musicales como el Festival de Cap Roig o el Ciclo de Conciertos de Verano.

Playa de Blanes

acaballero67/stock.adobe.com

Blanes es una localidad costera conocida como la puerta de entrada a la Costa Brava. Se encuentra muy bien comunicada por transporte público y a poca distancia de Barcelona (unos 60 Km), por lo que sus buenas playas suelen ser muy concurridas en verano. La más accesible es Platja Blanes, que cuenta con bandera azul y todos los servicios, pero también puedes visitar calas un poco más tranquilas como Sant Francesc o Cala Punta de Santa Ana.

Cala Treumal

lunamarina/stock.adobe.com

Cala Treumal es un rincón verdaderamente paradisíaco. De arena fina y dorada, tiene una extensión de unos 200 metros y aguas transparentes azul turquesa. Dispone de puesto de salvamento, alquiler de hamacas en verano y cuenta con la ventaja de estar a poca distancia de Blanes, una ciudad a la que puedes llegar fácilmente en tren o autobús desde Barcelona.

Playas de Salou

ATLANTISMEDIA/stock.adobe.com

Salou es el principal núcleo turístico de la Costa Dorada. Ubicado en la provincia de Tarragona, está dotado de una gran infraestructura hotelera, el parque temático Port Aventura (el más visitado de España) y una gran cantidad de playas para elegir.

La más accesibles son la Playa de Poniente y la de Levante, a las que puedes llegar andando desde la estación de tren. Pero Salou dispone de toda una serie de playas y calas en entornos naturales donde también vale la pena acercarse.

Si quieres visitar las playas de Barcelona ciudad, revisa este artículo de nuestra guía sobre Barcelona.

Comentarios

Comentarios

No hay comentarios